Ensayos clínicos y Dallas Buyers Club

La película Dallas Buyers Club, oscarizada con el premio al mejor actor para Matthew McConaughey y mejor actor de reparto para Jared Leto, cuenta la historia real de un electricista de Texas, Ron Woodroof (Matthew McConaughey), un hombre heterosexual al que en 1986 le diagnostican VIH pronosticándole 30 días de supervivencia. Ron comenzó a tomar el medicamento denominado  AZT, sin prescripción médica tras negarse a participar en un ensayo clínico randomizado simple ciego para comprobar la eficacia del mismo, y en el que el paciente  ignora si esta siendo tratado con el fármaco o con el placebo durante el  ensayo. El AZT era el único medicamento disponible para luchar contra la enfermedad en EEUU en aquellos momentos (en la película se señala que la dosis máxima tolerada era muy superior a las que se utilizan en la actualidad lo que explica las complicaciones que sufrían los pacientes derivadas de la toxicidad).

Tras su experiencia, Ron Woodroof comenzó a desintoxicarse (en el momento del diagnóstico abusaba del alcohol y las drogas) y a seguir otros tratamientos tanto legales como ilegales por su cuenta, embarcándose en un periplo farmacéutico por la supervivencia (la mayoría de tratamientos eran experimentales y no estaban autorizados en EEUU por la FDA). Para conseguirlos viajaba por todo el mundo, conseguía un medico prescriptor de los medicamentos, y realizaba grandes pedidos, regresando de nuevo a su país, donde no pocas veces era detenido a pesar de sus esfuerzos por ocultarse disfrazándose de cura o actuando como médico (maletín en mano con estetoscopio y todo).  Otros pacientes le siguieron en su lucha por la supervivencia, renunciando al tratamiento en sus hospitales de referencia.

En la película Ron, con la ayuda de su doctora (Jennifer Garner) y otro paciente homosexual (Jared Leto) que propagó la información entre la comunidad gay, creó el Dallas Buyers Club, que llegó  a contar con 4000 miembros (posteriormente surgieron muchos más en otras ciudades). Los miembros pertenecientes a estos clubes conseguían los medicamentos alternativos a cambio del pago de las cuotas de pertenencia al club. Los Clubes que cada vez eran más numerosos ya que tenían muchísimos clientes llamaron la atención de las compañías farmacéuticas y de la FDA, que denunciaron la situación de contrabando y comenzaron la persecución de esta actividad.

Entre los alegatos a su favor Ron aseguraba que las compañías farmacéuticas jugaban a ser “Dios” con sus vidas y trataban de ganar dinero limitando los medicamentos contra el VIH en el mercado, criticaba la falta de acción de la FDA  y reivindicaba una mayor autonomía del paciente en el manejo de su tratamiento

“..I know where the action is, It’s in my mind … the number of white cells you have, the number of pills you take, the number of days between pills…the number of days you have left to live. You add up all this statistics and figure out what approved or unapproved drug you want to take. It is that simple..”

Ron Woodroof consiguió introducir en su  país y distribuir cerca de 112 medicamentos no aprobados en ese momento por la FDA, en la película se nombran algunos como el Peptido T, Interferon alfa, el DDC.

En EEUU la película ha tenido una buena acogida aunque han sido muchas las aclaraciones, sobre el personaje y sobre el tratamiento con AZT. La película se toma algunas licencias sobre el estilo de vida del protagonista dotándolo de características de “antiheroe” para que resulte más atractivo al gran público, y desacredita la actuación de la FDA y de los responsables de los ensayos clínicos que en ese momento se realizaban. Numerosas publicaciones se han pronunciado sobre este último punto: What “Dallas Buyers Club” got wrong about the AIDS crisis /Dallas Buyers Club : The not-so-straight truth

No obstante Ron Woodroof consiguió su objetivo superando ampliamente las expectativas de vida  que le pronosticaron, falleciendo seis años después de ser diagnosticado. Entre sus logros parece que se le atribuye el que la FDA permitiera para uso individual (consumo propio) o uso compasivo, adquirir pequeñas cantidades de fármacos no aprobados en EEUU, siempre que no existiese un tratamiento efectivo y se tratara de enfermedades con elevado riesgo de muerte.

La película llega cuando nos encontramos imbuidos en un tema muy actual que es la posibilidad de adquisición de medicamentos a través de internet /The Possible Dangers of Buying Medicines over the Internet.

 

Maria Isabel Miralles Díaz

Maribel Miralles-Enfermera y Bloguera

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *